Cadena de frío. Seguridad alimentaria.

De nada sirve que el fabricante y el distribuidor pongan especial cuidado en mantener la cadena de frío si luego el consumidor no toma las medidas adecuadas. La compra debe comenzar por los productos no perecederos, seguir por los frescos y acabar por refrigerados y congelados en el último momento,

Verduras congeladas: una opción saludable.

Actualmente debido a nuestro ritmo de vida casi nunca tenemos tiempo para cocinar. Por ello solemos tener a mano platos preparados o congelados. Un ejemplo son las verduras congeladas que se presentan de diferentes formas, pero ¿son igual de saludables que las frescas?.