/ Alimentación, Dulces, Sin azúcar añadido

Compartir:

¿Qué significa que un alimento es “sin azúcares” o “sin azúcares añadidos”?

Galletas Gullón, una de primeras galleteras de Europa y una de las principales empresas de alimentación de España, nos lo explica:

 

Los azúcares son nutrientes que encontramos naturalmente presentes en algunos alimentos, como la glucosa en el azúcar de mesa, la fructosa en la fruta o la galactosa en la leche, pero también hay productos a los que se les ha añadido azúcar durante su proceso de elaboración, con el fin de mejorar, entre otros aspectos, sus propiedades organolépticas.

Cuando se comunica “sin azúcares” se hace referencia a la cantidad total de azúcar contenido en el producto, mientras que un producto “sin azúcares añadidos” hace referencia a si se ha agregado o no este nutriente durante el proceso de elaboración, independientemente de la cantidad de azúcar que contiene el alimento.

Cuándo un alimento puede etiquetarse como sin azúcares añadidos

Un alimento puede etiquetarse como sin azúcares añadidos únicamente si durante el proceso de elaboración no se ha agregado ningún tipo de azúcar u otros ingredientes edulcorantes y, cuando el producto presenta azúcares de manera natural debido a su composición de ingredientes, se debe especificar igualmente como “contiene azúcares naturalmente presentes”. Por ejemplo, a una fruta desecada, por lo general no se le añade azúcar durante su elaboración, pues esta ya contiene este nutriente de manera natural. Por tanto, en el producto podemos leer “sin azúcares añadidos” y “contiene azúcares naturalmente presentes”, mientras que en la composición nutricional queda reflejado su contenido en este nutriente.

Cuándo puede etiquetarse como sin azúcares

Para que un alimento pueda ser etiquetado como “sin azúcares”, el contenido de este nutriente en el producto debe ser igual o inferior a 0,5 gramos de azúcares por cada 100 gramos o 100 mililitros de producto, por lo contrario, no se puede definir aquél producto como sin azúcares.

Recuerda que leer y comprender las etiquetas de los alimentos y la información que nos proporcionan los diferentes envases, es básico para saber qué contiene cada producto y poder realizar nuestra elección entre las diferentes opciones que tenemos a nuestra disposición.