Alimentos que no se deben conservar en el frigorífico.

Productos tales como tomates, cebollas, café, miel, aceite, plátanos o patatas; lejos de mejorar su conservación en el frigorífico, ésta empeora su sabor y favorece la formación más rápida de mohos.

Share